domingo, 27 de marzo de 2016

La Gran Comilona

fotografía de Germán Nieto
 Desde siempre he recordado la  Semana Santa como la de las comilonas y las lecturas. Todo se debe a que debido al fervor religioso la gente suspendía  sus labores “mundanas” y se dedicaba a rezar y visitar “monumentos” como se les llamaba a los altares de las iglesias que se arreglaban con mucha pompa.

En este país de reinados y tinglados,  cada iglesita decoraba su escenario y esperaba a los visitantes en medio del olor a incienso y cirio encendido. A los niños nos vestían con ropas especiales de “medio-luto” y nos llevaban en romería. Para mí no había algo más “jarto”. Lo único divertido en medio de las visitas a los “mundanos monumentos” era  hacer figuritas con la parafina derretida que recogíamos de las velas.

En las casas no se encendía el fuego de la cocina desde el jueves y ante el “horror” del hambre, se preparaban muchos y muy variados platos que hicieran más “soportable la guerra a la carne” . Lo que me fascinaba eran los dulces. Coco en todas sus formas y combinaciones, dulce de leche, de papaya, de mongo-mongo, de ciruela… En esos días no se prendía el horno; pero la puerta de la nevera, como alarma, delataba al que armado de una cucharita le daba de baja a alguna deliciosa fuente. Generalmente se escuchaba la voz de mamá gritando mi nombre desde su cuarto… ¡Como si yo fuese la única que lo hacía!
Entonces, corría a mi cuarto, clavaba la cabeza detrás de un libro y ponía cara de santidad con aureola y todo.

 Sin embargo, una vez sí que no pude mantener la farsa. Nos sentamos a la mesa. Al ver que rechazaba el postre,  mis hermanos me lanzaban dardos irónicos y mis papás me miraban extrañados. Yo no aguantaba el olor de la comida y en mi estómago  había un combate entre dos ejércitos a caballo, que querían catapultar una torre… Entonces, en un acto de defensa extrema, corrí estrepitosamente la silla y traté de llegar al refugio… pero  mis cinco hermanos cabalgaron tras de mí y ni las trompetas amenazadoras que hacía sonar los atemorizaban. ¡El recorrido estuvo marcado por las manchas humillantes de mi derrota y mi pecado!

¡Acúsome, acúsome, acúsome, padre! ¡Me hizo daño el flan de piña! En el  confesionario- ducha, corría el agua que me purificaba; mientras escuchaba sus  burlas y hasta el perro tuvo algo que decir, pero yo planeaba mi revancha.

Hasta allí llegó el almuerzo. Sobra decir que tardé muchos años en volver a probar flan de piña, a pesar de que a mamá le quedaba delicioso. Ese año, la gran comilona de la semana santa fue inolvidable por ese detalle y porque debido a la ruptura de relaciones con mis hermanos  a causa del ataque a mi dignidad, me encerré a leer y rompí mi record, leí todas las novelitas de Corín Tellado de las revistas de “Vanidades” de mamá; y me dejé envolver por “la mirada de los ojos acerados” de alguno de sus personajes o  “un tipo estupendo, bien parecido. Los ojos verdosos, el cabello de un castaño subido. Muy elegante, muy varonil, pero...”. 

Creo que así empezaron  mis acercamientos  a la literatura y al romanticismo y mi idea sempiterna de probar una maravillosa dieta.


¡Felices Pascuas,  provechosas lecturas y con los dulces… A la carga!

Germán Nieto

16 comentarios:

  1. jeje..me guardo esa imagen.
    Las viandas de semana santa alimentaban el cuerpo pero no el espíritu, que manera tan distorsionada de hacer penitencia.
    Al perro le toco algo?

    Felices Pascuas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El perro, fiel compañero de penitencias y premios se quedó con la mayoría. Felices Pascuas

      Eliminar
  2. Compruebo que tus Semanas Santas de la infancia te han dejado huella al igual que a mí.
    Fabuloso relato, me ha gustado mucho.
    Vendré a visitarte a menudo.
    Un abrazo.
    Feliz lunes de Pascua.

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida, Kirke es muy grato saber que te han gustado estas ocurrencias. Gracias por tus palabras, cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso pero yo también hice el domingo una entrada recordando "aquellas" Semanas Santas tan distintas de las de ahora. Aquí te pongo el enlace por si tienes curiosidad.
      http://buscapina7.blogspot.com.es/2016/03/la-semana-santa-y-la-pasion.html
      Un besote

      Eliminar
    2. Por supuesto, pasaré por tu blog, gracias por tu comentario. Cariños.

      Eliminar
  4. JAJAJAJA ME HE DIVERTIDO CON TÚ ESCRITO, ESTE ES EL GENERO QUE ME ENCANTA, GRACIAS POR ESO

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida! Gracias por tus palabras, es agradable conocer el efecto de mis textos. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Divertido y elocuente relato, María Eugenia, que nos compartes y que desde luego te comprendo perfectamente respecto a esos excesivos comportamientos de adolescencia y juventud en medio de estos grises días semana santeros, que tantas prohibiciones y hambre despertaban... je,je,je,je

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabra +Estrella Amaranto Cariños

      Eliminar
  7. Divertido y elocuente relato, María Eugenia, que nos compartes y que desde luego te comprendo perfectamente respecto a esos excesivos comportamientos de adolescencia y juventud en medio de estos grises días semana santeros, que tantas prohibiciones y hambre despertaban... je,je,je,je

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho la entrada. Realmente yo no llegué a vivir de lleno aquella Semana Santa en la que se cerraban los cines y la televisión sólo emitía Los Diez Mandamientos, en la que las señoras vestían de negro y se compraban las bulas, pero mi madre y mis abuelos se encargaron de relatármelo todo al pie de la letra, tal y como tú los has hecho... sin flan de piña, claro está.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Macarena, tienes razón, eran otros tiempos. Ahora lo que se sigue conservando es el "festín gastronómico" Besos y gracias por tus comentarios.

      Eliminar
  9. Precioso relato, María (como yo te llamo). Divertida anécdota familiar y genial lo de poner "cara de santidad con aureola y todo".
    Hay que ver lo que da de sí la llamada Semana Santa, con tanto oficio religioso, ¡y gastronómico! porque vale, 'guerra a la carne', como dices, pero menudos banquetazos de marisco se dan algunos y los postres no creo que sean mucha 'penitencia'.
    Besos
    PD: He tardado en volver porque no me llegan tus entradas. Te he buscado en Google+ para poderte escribir ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,Chelo, que bueno verte por aquí. Me agrada saber que contribuí a sacarte una sonrisa en estos días de penitencia y ayuno. Sobre la llegada de mis entradas, no sé que ha pasado, espero que se reanude nuestra comunicación. Besos y buen jueves

      Eliminar
  10. Qué graciosa la narrativa de una mujer que me consta gusta de la comida sibarita. Genial, ese es el estilo literario que le queda. Felicidades Mau

    ResponderEliminar